10 May

El radar de la innovación, o cómo no dejar pasar las oportunidades en tu empresa (parte I)

En un mundo que avanza entre la globalización que muta en feroz competencia y la estandarización de procesos que apuntan a una necesaria eficiencia, las empresas luchan cada día por mantenerse; y en el mejor de los casos, avanzar con clientes satisfechos y con la competencia más allá de los talones.
Frente a este reto las empresas, grandes y pequeñas, coinciden en una de las mejores estrategias: la innovación. Es imperativo ser innovadores pero cuál y cómo, dónde y por qué.

 


El primer paso es redefinir y ampliar el concepto de innovación dentro de la empresa entendiendo que su alcance va más allá de un nuevo producto, una nueva tecnología o un nuevo proceso.
La verdadera innovación apunta a un nuevo valor, no a una “nueva cosa”, y este nuevo valor está íntimamente atado a la percepción de las personas, de los clientes. No poder ampliar la mirada sobre la innovación provoca que en determinadas áreas exista una continuada erosión de las ventajas competitivas y una tendencia a la similitud en sus buenas prácticas . La consecuencia es un mercado donde al no poder ser diferente, se impone la manida estrategia de lo más barato.

 

Iré donde vayan mis clientes

Un ejemplo que demuestra el poder de la mirada amplia sobre la innovación, o lo que Mohanbir Sawhney llamó “Radar de la innovación” en su publicación “The 12 Different Ways for Companies to Innovate”, es la empresa Titan, quinto mayor fabricante de relojes en el mundo.
A mediados de la década de 1980, Titan entra a competir en el sector de la relojería de alta gama en India y encuentra un mercado controlado por agresivos competidores que mantienen una fuerte posición en las relojerías.
¿Qué haría Titan? ¿Innovaría en productos, en su promesa de servicio, en su cadena de producción? Titan se hizo una pregunta que cambiaría la estrategia de canales de distribución del producto en todo el mundo: ¿deberíamos vender relojes de alta gama solo en relojerías?
Los clientes de Titan iban a las relojerías únicamente cuando necesitaban el producto, pero todas las semanas visitaban establecimientos multimarca de electrónica y electrodomésticos. Fue así como Titan ideó el concepto de kiosko independiente dentro de tiendas minoristas. La innovación les permitió que a la fecha mantengan el 60% del mercado en India.
Encontrar oportunidades en las empresas es imprescindible para mantenerse en el mercado, y para ello es necesario activar el radar de la innovación, una innovación que puede tomar cualquier forma y que solo puede ser medida en la retribución que el cliente hace.